Elogio del libro de papel

Confieso que no he leído ni un solo libro en verano. Tampoco he escrito y no he hecho ningún deporte. No sé en qué se me ha ido el tiempo. A la vuelta tengo la mesilla de noche en este estado, fruto de una ambición lectora muy poco realista, no puedo evitar recordar la viñeta de @danpiraro que os copio en la segunda foto. En cualquier caso, apilar libros por todas las esquinas de la casa es algo que me da confort, me gusta saber que tengo la oportunidad de escaparme a otro mundo en cualquier rincón de casa. Además me hacen parecer más culto de lo que en realidad soy, hay mucho de vanidad y de interiorismo decorativo en estos montoncitos. Hoy me publican un artículo sobre el fetichismo bibliófilo en The Objective y trato de convenceros de que os relajéis un poco con los libros digitales, que no vais a salvar la Amazonia por abandonar el papel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s