Puerro como metáfora

Cualquier cosa que se hace con cebolla, casi siempre puede solucionarse con un puerro y convertirse en una variante de la receta que a veces incluso supera a la canónica versión cebollera.

Como a la rosa de JRJ, al puerro se le podría decir “no lo toques ya más, que así es el puerro”, y es que no necesita nada. Un puerro confitado o al vapor, con un poco de sal, puede ser un manjar –mención especial al prodigioso puerro al desnudo de Nudista que bien vale un peregrinaje o un pedido.

Hoy además he descubierto que el puerro ofrece posibilidades más allá de la cocina: sirve como metáfora.

Boccaccio dice en el Decamerón sobre sí mismo: “Y quien contra mi edad va hablando muestra que mal conoce que aunque el puerro tiene la cabeza blanca la cola la tiene verde”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s