Agonía de la nieve

Veinte días después de la gran nevada aún se deshacen en el barrio los últimos icebergs varados en el asfalto, y parecen ya un vertido que alguien ha vaciado con nocturnidad desde un camión frigorífico de transporte de pescados. No queda nada de esa alucinación que fue la gran nevada, que por una noche purificó con su blancura perfecta toda la ciudad. Miro estos montones sucios y pienso Mais où sont les neiges d’antan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s