Romance Dominical

Mañanita de domingo

voy a hacerte arroz con liebre

y te traigo un buen vermú

que te va a dejar alegre

Entraré en el cementerio

a robarte un par de rosas

que a los muertos no les sirve

lo que pongan en sus losas.

Nos daremos veinte besos,

siete abrazos y una siesta,

y en cuanto te despiertes

volverá a empezar la fiesta.

Abro el ojo, son las seis,

se me está escapando el día,

y tú sigues en la cama

quizá sueñes todavía,

yo estoy viendo ya mi lunes

y toda mi vida entera:

la semana que se fue,

es como la que me espera.

Apágame este fuego frío

que dentro de mi pecho arde

consumiéndome de hastío

el domingo por la tarde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s