Esquivando a la muerte

Y este es el momento en que he podido engrosar las estadísticas de muertes ridículas de personas que se precipitan desde las alturas accidentalmente por el afán de hacerse una foto molona. Le digo a mi hermano que me haga un retrato de heteropatriarca con bastón y sombrero, al borde de un risco y mi hermano (suponemos que inocentemente) me sugiere que llame al perro. Yo le llamo sin girarme y el perro viene corriendo y sin avisar, salta y me empuja al vacío. No me he dado el piñazo porque se necesita un luchador de sumo para derribarme…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s