Pelos

Con la edad llega el pelo. Cuando te sobrepones al trágico tapizado de la nalga, empieza a crecerte en las orejas. Para entonces ya está todo perdido, más vale que te hayas casado. Ahí va un epigrama atribuido a Estratón de Sardes, Grecia, siglo II. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s