El buen profesor

Extracto de El primer hombre, de Albert Camus (Tusquets)

Ahora que los colegios están cerrados, me he topado con este pasaje que me ha impresionado. Con qué agradecimiento y con qué cariño habla Camus del profesor que le descubrió todo un mundo al que de otro modo, siendo hijo de una inmigrante española analfabeta y viuda, jamás podría haber accedido: el de la literatura y la filosofía. Es maravillosa la manera en que Camus celebra en “El primer hombre” aquello que hubo de bueno en su dura infancia de pied-noir pobre. Ni una sola línea de rencor o de amargura, ni exhibición vanidosa de la miseria superada, ni revanchista orgullo de clase, ni complacencia alguna, solo una mirada llena de ternura, amabilidad y comprensión hacia la gente que le tocó a su lado y los barrios de su infancia argelina. Imposible no preguntarse por cuántos niños -que como Camus, solo salen de la sordidez de sus familias cuando están en el colegio- estarán contando los días para volver junto a ese profesor que les ofrece la posibilidad de imaginar para ellos una vida distinta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s